Un plan financiero es un instrumento clave para conocer tus ingresos, controlar tus gastos y mejorar la rentabilidad de tu tienda online.

En un mundo cada vez más dinámico y competitivo siempre debes estar dispuesto a utilizar todas las herramientas que estén a tu alcance para ordenar tu negocio, tener más control y aumentar las ganancias y la facturación en tu tienda online. Para hacerlo no es necesario esperar que comience cada nuevo año. Si quieres revisar las metas que te has propuesto y, de ser necesario, renovar tus planes financieros para alcanzar ese objetivo tan deseado cualquier momento es oportuno. Solo debes prepararte y estar listo para aprovechar las oportunidades que se presentan durante todo el año.

Cuidar de las finanzas es un punto clave para el éxito y sustentabilidad de tu negocio. Por eso, te compartimos un par de tips para que puedas planear tus inversiones, conocer tus gastos, el flujo de caja, prever tu stock y principalmente disponer de esa información para poder negociar mejor con tus proveedores, una vez que tienes las finanzas al día.

Qué es un plan financiero

Un plan financiero es el mapa que tu mismo trazas y que debes recorrer para aprovechar al máximo tus recursos monetarios. Al ponerlo en práctica podrás evaluar a qué tipo de mejoras puedes destinar parte de tu presupuesto anual y reconocer –y mitigar, por supuesto- gastos innecesarios y costos exagerados, lo que incrementa tu margen de ganancia.

También te permitirá identificar posibilidades de expandirse hacia nuevos productos y principalmente construir un esquema de inversión publicitaria de acuerdo a los eventos esperados a lo largo del año, como, por ejemplo el día de la madre, el Cyber Monday o el Día del niño. Tener bien claro el porqué, cómo y dónde invertir el dinero de tu negocio te generará más seguridad para seguir creciendo.

Cómo hacer un plan financiero paso a paso

Ahora que ya que conoces la importancia de tener un plan, si quieres saber cómo desarrollar la estrategia económica-financiera de tu tienda en línea sigue estos pasos:

El primer paso para organizarte es conocer el estado de tu negocio. Haz un análisis y revisa cuáles son los recursos con los que cuentas, los costos fijos, variables tanto monetarios como de stock. De esta manera sabrás qué elementos tienes disponibles para planificar con precisión lo que sigue.

Lo más importante para lograr objetivos es definirlos. Debes iniciar el planeamiento financiero estableciendo cuáles son las metas que te propones alcanzar y cuál es el plazo para conseguirlas. Una buena opción es definir un objetivo anual y subdividirlo en metas más cortas, como por ejemplo, períodos trimestrales. De esa manera podrás ir chequeando cómo avanza tu plan financiero y hacer ajustes necesarios a corto plazo para que logres tus objetivos previstos.

Una vez que sepas con qué recursos cuentas, cuáles son los objetivos y el tiempo que necesitas para alcanzarlos, lo que sigue es definir los recursos que necesitas: la inversión en marketing digital que te permitirá impulsar tus ventas, la materia prima o los productos que necesitarás comprar para abastecer la demanda que esperas y los costos que te demandan la operación y los servicios de posventa.

Como no se trata de un diagrama estático, hay cuestiones de la coyuntura macroeconómica y hasta errores de planificación que te obligarán a revisar continuamente el avance del negocio, analizar lo que se proyectó versus lo que está ocurriendo en realidad y corregir lo que sea necesario para minimizar los desvíos.

Es muy importante que tengas en cuenta que lo importante no es solo el plan, sino también los objetivos. Esto significa que si no funciona, sí o sí debe ser modificado, por lo que los controles periódicos son fundamentales. Revisar los resultados durante los primeros pasos del plan es muy importante, de forma que si no son los esperados te quede aún un buen margen de tiempo para reasignar recursos: ubicarlos donde haga falta y quitarlos (o restarlos) de donde no estén funcionando.

Cómo controlar el desarrollo de tu plan financiero

Para conseguir que tu plan financiero funcione correctamente debes realizar una serie de acciones:

HACER UN BALANCE GENERAL

Al comenzar realiza una lista de todos tus activos, es decir, aquello que te pertenece (como dinero en efectivo, mercaderías o cobros por efectuarse), y todos tus pasivos, incluyendo, por ejemplo, deudas. Es una herramienta clave para entender tu solvencia que luego te permitirá saber si estás utilizando los recursos de manera adecuada.

ANALIZAR LA PREVISIÓN DE TESORERÍA

Es el resumen mensual de los cobros y pagos que ya sabes que deberás realizar en el plazo de un año. De esta manera tendrás en claro cuáles son los costos fijos de tu negocio, qué incidencia tienen en los gastos anuales y cuáles recursos monetarios no podrás usar en tus objetivos del plan financiero.

LLEVAR EL ESTADO DE FLUJO DE CAJA

Debes consignar todos tus ingresos y todos tus gastos para determinar de cuánto dinero dispones en cada momento y evitar que se diluya en gastos superfluos que no figuran en tu planificación.

REALIZAR EL ESTADO DE RESULTADOS

Una vez que durante todo un año hagas este ejercicio, podrás comparar luego períodos de años enteros y evaluar con mayor precisión el crecimiento de tu tienda. Si tienes otros planes financieros correspondientes a años anteriores podrás evaluar si estás creciendo. Si hasta ahora no lo has hecho nunca, puedes utilizar como parámetro un período cercano y hacer las proyecciones hacia los meses siguientes.

Sería ideal que el plan te ayude a responder preguntas como si estás cobrando los precios adecuados por tus productos, si hay formas de disminuir costos o controlar gastos para ser más competitivo, o si realmente estás invirtiendo la cantidad de dinero apropiada en campañas de publicidad para lograr más ventas, entre otras acciones.

Un plan financiero para tu tienda en línea es un recurso clave para apuntalar una buena toma de decisiones, evaluar la marcha del negocio y mejorar tus ingresos. Empieza hoy mismo a tener todos los datos financieros de tu negocio bien controlados para tomar mejores decisiones, generar más ventas y aumentar tus ganancias.


¿Te sirvió esta nota? ¡Compártela ahora!