El stock de reserva es un recurso que puede ayudarte a mejorar tu práctica como vendedor. Qué saber y qué tener en cuenta.

Uno de los puntos importantes de tu negocio es el stock. Tener disponibles todos los productos publicados es indispensable porque si prometes un producto que en realidad no tienes disponible, no podrás hacerselo llegar en el tiempo estimado a tu comprador. De esta manera estarás ofreciendo una mala experiencia como vendedor, lo que hará que tu reputación se vea afectada negativamente.

Qué es el stock de seguridad

El stock de seguridad funciona como un amortiguador frente a errores de planificación, evitando que te quedes sin productos disponibles. Gracias a este recurso, podrás reducir el riesgo de desabastecimiento, sobre todo en los días que las ventas se disparan, como pueden ser las fechas especiales o distintos momentos específicos del año.

Este tipo de fechas es tu gran oportunidad para destacarte entre la competencia. Hay distintos momentos en el año que son fundamentales:

» Las fechas especiales, como Buen Fin, Cyberdays y Navidad son días donde las ventas suelen dispararse. En esos días, disponer con el stock suficiente hará que marques la diferencia.

» Fechas que no son especiales pero que registran un incremento puntual en las ventas de determinados productos en momentos específicos del año. Un ejemplo es el protector solar los meses de verano.

El stock de seguridad es un recurso importante ya que pueden ocurrir imprevistos con los proveedores, demoras con las entregas, retraso en la producción del producto, falta de la materia prima para producir, etc. Por eso, con una adecuada reserva, te aseguras de no quedarte sin stock frente a situaciones que no puedes controlar.

Cómo calcular el stock de seguridad

Aprender a calcular tu stock de seguridad es fundamental: no puedes excederte en la cantidad de productos de reserva porque ésto puede generar un alto nivel de inversión que luego es difícil de afrontar. Además, no olvides que esta reserva está para cuando el stock “convencional” se agotó, por lo que no es recomendable comprar de más y tener luego un volumen de productos demasiado tiempo inactivo.

Para poder calcular un correcto stock de seguridad, hay algunas cuestiones que tienes que considerar:

» Identificar cuáles son los productos más demandados.

» Estudiar las fechas en las que tus productos son más demandados (fechas especiales o momentos del año donde se disparan las ventas).

» Tener en cuenta el tiempo que transcurre entre que un cliente te compró hasta que despachas el producto. Es importante considerar el plazo de producción del producto o el tiempo que tarda tu proveedor en entregártelo.

» Considerar el espacio de tu despacho. Tener stock de reserva es bueno siempre y cuando tengas un espacio físico para poder guardarlo. Es importante recordar que el objetivo es reducir los costos y aumentar la efectividad de la operación: ten en cuenta que un incremento excesivo en tu stock no signifique reducir alguna de estas variables.

Fórmula del stock de seguridad

Para que puedas identificar la cantidad de stock de seguridad que podrías soportar, te proponemos una fórmula con las siguientes variables:

Plazo máximo de entrega (PME)

Es el tiempo que tu proveedor tardará en hacerte llegar el producto en caso de que haya un retraso.

Plazo de entrega normal (PE)

Es el tiempo en que el proveedor te envía el producto en circunstancias normales.

Demanda media (DM)

Es la demanda que tiene determinado producto en una situación normal.

La fórmula para calcular el stock de seguridad es:

Ten en cuenta que hay determinados productos a los que puedes agregarle la Disponibilidad de stock. Esto está pensado para aquellos productos que son a pedido, tanto porque son artesanales o porque debes encargarlos a un proveedor o mayorista. Esta opción ayuda a que puedas indicarle correctamente a tus compradores cuándo les llegará su produto.


¿Te sirvió esta nota? ¡Compártela ahora!