A raíz de la evolución global del virus COVID-19, queremos acercarte algunos consejos y recomendaciones a la hora de recibir y enviar tus compras.

Si bien hasta la fecha no hay casos reportados de transmisión del virus a través de mercancías o productos, y la OMS (Organización Mundial de la Salud) indica que la posibilidad de contaminar un paquete es muy baja, creemos que la prevención es fundamental para cuidarnos entre todos.

Si estás esperando un paquete

Mantén una distancia segura

» En tu casa, toma 1 metro (3 pies) de distancia de la persona que te lo entregue.

» En una sucursal de correo o punto de retiro, mantén 1 metro (3 pies) de distancia del resto de las personas en la fila para retirarlo y del personal de correo en la ventanilla. Si hay mucha gente, espera afuera.

No manipules objetos de terceros

» Lleva tu propio bolígrafo, en caso de que tengas que firmar la entrega.

» Muchos servicios están reemplazando la firma digital por una acreditación de identidad. Es posible que te pidan ver, sacarle una foto o tan solo que les dictes tu número de identidad.

Lávate las manos

Usa un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón antes y después de manipular el paquete, y evita tocarte la cara.

Desinfecta las superficies

Pasar un desinfectante común es suficiente para matar el virus.

Si tienes que despachar un paquete

Hazlo en los horarios establecidos

Si tienes que ir a una sucursal de correo o punto de despacho, confirma si hubo cambios en los horarios de atención o si hay recomendaciones especiales que tengas que tener en cuenta.

Mantén una distancia segura

» En el domicilio del comprador, entrégalo a 1 metro (3 pies) de distancia de la persona que lo recibe.

» En una sucursal de correo o punto de retiro, mantén 1 metro (3 pies) de distancia del resto de las personas en la fila para despachar y del personal de correo en la ventanilla. Si hay mucha gente, espera afuera.

No manipules objetos de terceros

Lleva tu propio bolígrafo siempre, en caso de que tengas que firmar documentación.

Lávate las manos

Usa un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón antes y después de manipular el paquete, y evita tocarte la cara.

Desinfecta las superficies

Pasar un desinfectante común es suficiente para matar el virus.


¿Te sirvió esta nota? ¡Compártela ahora!