Claves para cerrar una venta: cómo comunicarte con tus clientes

Hay distintas acciones que puedes implementar para cerrar una venta. Claves para lograr que tu cliente concrete su compra y se quede con la mejor experiencia.

Las ventas son el corazón de cualquier negocio. Son el motor que motiva todas las acciones y la meta a lograr. Sabemos que no es fácil y que, más de una vez, pueden surgir obstáculos que compliquen el camino hacia los resultados que deseas. Para sortear las dificultades y aumentar tus tasas de conversión, existen algunas técnicas para acelerar el proceso de compra y lograr que tus clientes cierren la operación. Conoce cuáles son.

 

Cierre directo

Este método consiste en formular una pregunta a tu cliente potencial a partir de la cual entienda que ya lo convenciste en hacer la compra. Es decir, elegir las palabras de manera que vea que das por sentado que la venta está hecha.

Algunos ejemplos de este método de venta son: ¿Te llevas las zapatillas talle 37 entonces? ¿A qué dirección llevamos el pedido?

Ahora o nunca

Se trata de generar sentido de urgencia a tu cliente potencial, de ofrecer un beneficio adicional que lleve a cerrar la compra. Es un método ideal en los casos en que ves que tu cliente tiene interés pero no se termina de decidir.

Para que la técnica “Ahora o nunca” funcione, tienes que estar atento a las necesidades de tu cliente y entender qué adicional puede lograr que se lleve tu producto. Algunos ejemplos son:

  • Si compras hoy te hacemos X descuento.
  • Si compras hoy tienes el envío gratis.
  • Es la última unidad que nos queda a este precio.

 

El resumen

Consiste en listar reiteradas veces los beneficios del producto o servicio que el cliente está por adquirir. De esta forma, destacarás el valor, organizarás la mente del comprador y lo motivarás a tomar una decisión.

Este método es ideal para aquellas ventas en las que tuviste una conversación detallada de los aspectos de tu producto o servicio. Le ofrecerás un resumen a tu cliente potencial y por qué la compra es una buena opción.

Un ejemplo de esta técnica es: Tendrás el lavarropas X con motor silencioso, 5 años de garantía completa y entrega e instalación gratuitas. ¿Cuándo podrías recibirla?

Cierre inesperado

Consiste en ofrecer algún descuento o promoción sorpresa en el caso de que tu cliente lo pida. ¡Pero tampoco se lo ofrezcas a todos! Escucha las necesidades de tu potencial comprador y analiza si es la mejor opción que le puedes dar. De esta forma tu cliente notará tu interés en ayudarlo y es más probable que te compre.

Te recomendamos no ofrecer este beneficio a tu comprador a no ser que te lo mencione. Imagina que este consejo es como un truco secreto que solo puedes usar cuando sea totalmente necesario.

Algunos ejemplos podrían ser: si te preguntan si el descuento puede durar un tiempo más, responde, ¡Claro! ¿Te reservo el producto para adquirirlo más tarde entonces?

Método de máxima calidad

Si tu cliente tiene enfrente un presupuesto elevado, es probable que empiece a dudar y busque alternativas más baratas. Es momento de demostrarle que tu producto o servicio es único y que no encontrará en el mercado esa relación precio calidad. Destaca una y otra vez por qué eres la mejor opción haciendo foco en las características y bondades de tu oferta.

Recuerda que las ventas no se logrando por arte de magia. Hay técnicas efectivas que puedes aprovechar para destacarte y aumentar tu facturación