Distintos modelos para diseñar una campaña de publicidad

Te contamos qué significan las siglas CPM, CPC, CPL y CPA y cómo debes usarlas para ponerlas a tu favor diseñando una campaña digital eficiente.

Uno de los grandes beneficios de internet y de los negocios que la utilizan como canal de ventas es que todas las acciones de marketing que se emprenden pueden medirse en detalle y en tiempo real. Esto permite ser muy eficientes con la inversión que se realiza, ajustar estrategias en curso y atraer cada vez más compradores para tus productos.

Por eso, antes de empezar a hacer campañas de marketing digital es clave que conozcas cómo se define y se arma una pauta online y cómo se mide el desempeño de campañas en Google, Facebook, Instagram y otros medios.

 

Indicadores fundamentales de una campaña de marketing

Hay tres indicadores básicos que se utilizan para medir una campaña online:

  • Impresiones: es una métrica que se registra cuando un usuario observa un anuncio. Un ejemplo: si un anuncio se mostró 100 veces, la campaña generó 100 impresiones.
  • Clics: cuando un usuario da “clic” sobre uno de tus anuncios.
  • Conversiones: refleja las distintas acciones dentro de un sitio web que representan un indicador importante para tu Mercado Shop, por ejemplo, cuando el cliente efectúa una compra.

 

Modelos de precios

En el mundo de la publicidad en línea, hay cuatro parámetros o valores que indican el precio a pagar por una campaña de marketing. Hay muchas otras métricas secundarias, pero, para empezar, alcanza con concentrarse en los cuatro modelos más utilizados.

 

Campañas DE CPM

Es un tipo de campaña que apunta a la visibilidad y se paga solo por las impresiones, es decir, por la cantidad de veces que los usuarios ven tu anuncio. La sigla CPM significa Costo Por Mil (CPM) impresiones, y esto indica que pagarás una cierta cantidad de dinero (previamente pautada) por cada 1.000 personas que ven tu publicación.

Un ejemplo: si armar una campaña en la que pautas $40 por 1000 anuncios y estableces un presupuesto de $400, al finalizar 10.000 potenciales clientes habrán visto tu publicación y recién entonces se dará de baja a la promoción.

Si estás empezando en tu Mercado Shop o si tu objetivo es crear una campaña para posicionar tu marca, trabajar con CPM puede ser ventajoso porque es el modelo más económico y garantiza un determinado volumen de audiencia para tu anuncio, asociado a tu inversión. La clave para armar una buena campaña de CPM está en seguir algunos pasos. En esta nota te contamos cómo hacerlo.

Cómo optimizar tu campaña CPM

En este tipo de campañas, es muy importante que incluyas un Call to Action, una llamada a la acción. Esto es agregar un botón o un link desde el cual los clientes puedan acceder a tu sitio para conocer lo que vendes y consecuentemente hacer una compra.

Para ello puedes usar las herramienta de Google, sea Google Ads o Google Shopping, que te posibilitan la creación de anuncios de manera sencilla y que te ayudará a aumentar la visibilidad de tu Mercado Shop y de tus productos en las búsquedas realizadas por potenciales clientes. Configurando el pixel de Google Ads en tu Mercado Shop podrás implementar campañas direccionadas y hablarle específicamente a tu público. Si ya tienes tu dominio delegado, podrás también promocionar tus productos con Google Shopping.

 

Campañas CPC

En este tipo de campañas pagarás por “clics”, según las siglas Costo Por Clics (CPC). En este caso, no debes preocuparte por la frecuencia con la que la gente vea tu anuncio porque las plataformas sólo te cobrarán cuando un usuario haga clic en tu link o en cualquier “call to action” que hayas establecido. Si has definido que te interesa que vayan a tu página, pagarás por cada uno que haga clic en el link o botón que lo lleve hasta tu Mercado Shop.

Este tipo de anuncio suele ser más costoso porque el tráfico que consigues está más cerca de generar una conversión que una simple “impresión” de tu publicación o anuncio. Es alguien que se interesó y clickeó, con lo cual ya lo tienes en tu sitio para convencerlo y concretar una venta.

Cómo optimizar tu campaña CPC

La característica más sobresaliente de Google y de otras plataformas es que suelen enfocarse en la relevancia. Por eso es clave, en este tipo de campañas, crear anuncios con palabras claves (keywords) que la gente utiliza al hacer una búsqueda asociada a tu producto o negocio.

Si un usuario visitó tu Mercado Shop y se fue sin concretar una compra, mediante una campaña de remarketing puedes intentar volver a captar su atención. Con Mercado Shops podrás usar Google Ads para definir campañas efectivas de remarketing desde tu negocio online de forma rápida y sencilla. Sigue estos pasos y configura el píxel de Remarketing en tu Mercado Shop.

 

Campañas CPA

Estas campañas CPA (Costo por Adquisición) se basan en la conversión. Concretamente, es el coste total invertido para materializar una venta. En esta opción, solo pagas cuando el usuario que accedió a tu anuncio completa la adquisición del producto.

Es decir, debes establecer un objetivo que la plataforma interpretará como conversión y poner un límite de gasto por click. De esa manera, sólo pagarás cuando el usuario haga lo que definiste y al valor acordado. Por eso, suele ser el sistema que más conviene a los anunciantes.

Cómo optimizar tu campaña CPA

Una de las claves en este modelo es la Gestión de expectativas. Lo conveniente es dar algo de información y generar expectativa en el anuncio y dar más detalles o alguna sorpresa (como un descuento o algo interesante para el comprador) cuando ya lo tengas en tu Mercado Shop. La clave está en que aproveches su entusiasmo y le des un elemento más que lo convenza de comprar.

Recuerda que el éxito final de este tipo de campañas va a estar dado por lo que hagan los visitantes una vez que accedan a tu sitio. Por eso es básico calcular el ROI para ver cuánto te costó en promedio cada venta y si resultó eficiente la inversión. Aquí te enseñamos cómo hacerlo.

 

Campañas CPL

Las campañas de Costo Por Lead (CPL) tienen objetivos mucho más definidos y exigen algo más por parte del usuario. Por ejemplo, registrarse, llenar un formulario o realizar una descarga. En este modelo de precio se valora la conversión de un usuario en lead.

Es decir, en una persona que nos ha dado más información sobre sí misma y/o sobre sus intereses, el paso previo a convertirse en cliente. Con esa información, podrás impactar en ese cliente varias veces, más allá de que la primera vez logres tu objetivo. Es alguien a quien podrás volver una y otra vez con distintas ofertas.

Cómo optimizar tu campaña CPL

En este caso es importante mostrar tus anuncios a las personas con perfiles adecuados a tus productos. Para esto podrás utilizar las poderosas herramientas de segmentación que provee Facebook.

De hecho, el píxel de trackeo de Facebook puede ser tu mejor aliado al momento de planear tus campañas CPL. Es una herramienta muy útil que puedes poner a favor de tu e-commerce hoy mismo. Mercado Shops te da la opción de sumarla siguiendo el tutorial que te acercamos en esta nota.

Más allá del modelo que elijas, es importante que puedas ir probando cuál funciona mejor en tu negocio para ir perfeccionando tu estrategia. En todos los casos, son acciones orientadas a distintos objetivos y que permiten niveles de inversión muy variados. Ten en mente que cuanto antes inviertas en marketing digital en tu Mercado Shop, más rápido lograrás vender más. Y lo mejor, puedes arrancar con muy poco y testear lo que convierte más.